Salsa class por la Colonia Santa Ines

la libertad que te otorga el bailar salsa

O quizá una temporada en las clases de baile baratas simplemente no le asustaba Pero yo no tenía intención de esperar. Desenrollé el extremo de uno de los rollos de papel higiénico Activé el accesorio encendedor de mi cuchillo y lo prendí Llameó muy rápidamente, chamuscándome los dedos antes de que pudiera arrojárselo Cayó justo en el fondillo de sus pantalones y ardió alegremente Cantemos todos: Castañas asadas… No gritó, no me amenazó Empezó a agitarse y a retorcerse con una sorprendente energía, sin emitir el menor sonido Consiguió llevar una mano al lugar comprometido, deslizándose unos cuantos centímetros más hacia abajo, y tanteó el ardiente rollo de papel para quitárslo de encima El humo ascendió hacia mí, haciéndome lagrimear Lo soporté heroicamente Después de todo, la tragedia es cuando mis ojos me duelen La comedia es cuando fus testículos se están asando. La bola de fuego cayó más allá de él, pero sus pantalones estaban ardiendo.

Y ése no era el peor de sus problemas, puesto que dejé caer otra llameante carga de profundidad sobre él, que quedó encajada brevemente contra su cuerpo hasta que apretó su espalda contra el tubo para apagarla. Oí sonar una alarma en la distancia Sin duda un detector de humos Lo cual significaba que ya era realmente hora de irse de allí Había dejado caer otra media docena de bolas de fuego sobre él, y ardía intermitentemente de pies a cabeza Lo vi empezar a deslizarse Adquirió velocidad y luego desapareció en medio del humo ¿Había llegado al fondo? ¿Cómo podía saberlo? Ni siquiera sabía dónde estaban las clases de salsa en linea. Sin embargo estaba mucho más abajo de lo que estaba antes, lo cual supuse que era tan bueno como podía esperar Cuando consiguiera apagar los fuegos, le tomaría un cierto tiempo volver a izarse centímetro a centímetro por el tubo.

Esperaba que fuera un tiempo suficiente para que yo pudiera escapar. Me puse en pie en el lugar donde había retirado la sección del conducto, y mis rodillas crprofesor de baile que no da clases en los bares, porque los bares son para lo que son, para lo que siempre han sidoon audiblemente Paseé la luz por aquel pequeño espacio atestado, buscando la salida No vi nada excepto tuberías azules, blancas, cobres y rojas, cables de cien colores, y una especie de materia como espuma sólida que no pude identificar Todo parecía dispuesto al azar, sin ningún plan definido Poca gente conoce este otro mundo detrás de sus techos y paredes He estado en lugares así antes, pero la experiencia me ofrecía muy poca ventaja, puesto que sin un plano tenía pocos meprofesor de baile de decir qué había o qué no había al otro lado de una pared. Bien, tiene que haber una forma de acceder a este espacio Simplemente tenía que encontrarla El distante sonido de la alarma proporcionaba la urgencia. Identifiqué una tubería.

Bailar salsa con los amigos

Se hacen muchas amistades aprendiendo a bailar salsa
Hacer amigos aprendiendo a bailar salsa

Aunque no es necesario ni mucho menos, para las personas que son un poco tímidas, les viene estupendo el comenzar a aprender a bailar salsa con los amigos. Así te lo pasas bomba metiendo la pata una y otra vez, para que tus amigos te lo recuerden luego mientras tomáis una cerveza, y viceversa, que tus amigos están igual que tu los primeros días de clase.

Y digo que no es necesario, puesto que en clase suele haber más o menos el mismo número de hombres que de mujeres, por lo que no es necesario acudir en pareja, pero con los amigos es otra cosa, pues el aprendizaje cohesiona aún más si cabe la camaradería y el ambiente de alegría y diversión.

Otra ventaja de ir con los amigos, es que tu enganchas a algunos en este mundillo de la salsa, al igual que en su momento, otros amigos te metieron a ti.

Nuestras clases de salsa en Málaga son muy divertidas, y una forma estupenda de hacer un montón de nuevas amistades gracias al baile.

Y puedes comenzar a bailar salsa con nosotros cuando quieras, pues salvo en verano, casi todas las semanas comenzamos un nuevo grupo de clases de salsa nivel iniciación. Incluso puedes acudir el segundo día de clase, ya que repetimos íntegramente todo lo que hacemos el primer día.

No tienes que traer tampoco ni una ropa o calzado especial para el baile. Sirve la misma ropa que lleves ahora, salvo que estés en pijama. Y no hace falta llamar para reservar o avisar que vienes. Basta con presentarte.